Son alrededor de 2000 chilenos que están a la espera de un órgano en Chile, de los cuales 1.638 personas necesitan un riñón; otras 111 esperan un hígado; 53 un pulmón; y 18 un corazón, estos son los datos duros que dio a conocer el concejal osornino Jorque Castilla, tras destacar el noble gesto de dos ciudadanos osorninos, que el fin de semana pasado fallecieron expresando -ellos y sus familias- su voluntad de donar sus órganos.

El concejal Castilla dijo que para aumentar las cifras de donantes no basta solo con implementar una ley que nos obligue a esta acción, sino hacer conciencia de la importancia que tiene para otro ser humano que espera un trasplante, tener la posibilidad de darle una esperanza de vida. “Los dos recientes donantes, fueron bondadosos y permitirá a muchos ciudadanos enfermos  respirar profundo y ver una luz al final del camino”, dijo el personero.

El medico geriatra destacó que gracias a la donación de órganos tejidos y células de aquellos de buen corazón, miles de chilenos recuperan cada año su salud y sus sueños de vida, pero hay otros también que lamentablemente no corren la misma suerte y fallecen esperando una posibilidad de trasplante, “Por ello era necesario compartir esta experiencia recientemente vivida de dos osorninos cuyo ejemplo había que destacar, para que muchos otros se motiven”.

Cabe destacar, por ejemplo, que los órganos y tejidos que pueden ser trasplantados desde un donante en muerte cerebral son: corazón, pulmones, hígado, páncreas, riñones, intestino, córneas, huesos, y piel. En el caso del donante vivo, se pueden trasplantar riñón, pulmón, hígado, intestino y páncreas.