Tal como fue comprometido al inicio del actual Gobierno, el estudio que determinará los pasos a seguir sobre el relleno sanitario se encuentra próximo a su término y será clave para definir en el más breve plazo el futuro de esta obra que se encuentra paralizada desde 2015 y sobre la cual ya se han ejecutado pagos por alrededor de 4.000 millones de pesos.

“Se trata de una obra necesaria para la provincia de Osorno y la región en general, sobre todo cuando enfrentamos la problemática del vertedero de Curaco, pero que no es sencillo de abordar, porque ya fue suplementada en $3.000 millones sobre su presupuesto original hasta alcanzar un compromiso de $10.000 millones de los cuales se han pagado ya la mitad, a lo que se hubiese sumado otros $5.000 millones que asumió el Gobierno anterior casi al final de su Mandato para un proyecto si Recomendación Social (RS). Esto nos obliga a ser responsables para abordar la temática, pero al mismo tiempo a actuar con celeridad”, explicó el intendente regional Harry Jürgensen.

La autoridad regional aseveró que la decisión de llevar a cabo un nuevo estudio fue adoptada tras los resultados del análisis de la Comisión Investigadora del Consejo Regional, donde se determinó que, para retomar la construcción de la obra gruesa del recinto, es necesario que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) se pronuncie sobre la pertinencia de los trabajos de ingeniería que se deben realizar para solucionar los problemas existentes, lo que naturalmente demandará recursos adicionales.

Cabe destacar que el estudio que desarrolla el Gobierno Regional comenzó el 28 de agosto y se espera concluya el próximo 26 de octubre de 2018. Hasta el momento se ha entregado la primera etapa del análisis que contempla la revisión de documentos, emplazamiento de la infraestructura, planos, revisión de estudios de suelo donde se emplazará el Relleno Sanitarios, entre otras acciones relativas al desarrollo del proyecto.